Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de marzo, 2009

El agnus Dei

“El agnus Dei”
Con este título no quiero comentar la aclamación de los ritos de comunión sino una curiosidad de la liturgia romana que merece la pena comentar. El agnus Dei al que me quiero referir es un medallón oval elaborado con cera blanca procedente del cirio pascual del año anterior y otros cirios ofrecidos al Papa por el clero de Roma en la fiesta de las candelas, mezclada con santos óleos y agua bendita. En el anverso tiene en relieve un cordero de Dios recostado o en pie con la cruz y estandarte sobre el libro de los siete sellos del Apocalipsis, lo podríamos denominar, el cordero místico, con la inscripción alrededor “Ecce agnus Dei qui tollis pecata mundi” unido a esto el nombre del Papa que lo consagró del año y el emblema heráldico de Pontífice. En el reverso se ponía en relieve una imagen de un santo de la devoción o los patronos del Pontífice o de la Virgen María. En virtud de su consagración es un sacramental por lo que hace de estas piezas preciadas y muy solicitadas p…

Domingo laetare y la rosa de oro.

Este domingo, en la mitad de la cuaresma con este título de “Laetare”, imperativo latino de “laetor” que significa alegrarse, viene a dar una nota con referencia a la Pascua en medio de la austeridad cuaresmal. Se le llama así por la primera palabra del “introito” de la Misa de este domingo “laetare Jerusalem” (Is. 66). También venía llamado “de las rosas” pues anunciaba la Pascua florida. En este domingo se sitúa una curiosa tradición que tiene su origen en el oriente bizantino, el tercer domingo de la cuaresma se celebraba una fiesta en honor del santo leño de la cruz al cual se le tributaba un homenaje floral, por otro lado las flores eran signo de Cristo resucitado, y en especial las rosas. Esta celebración se introdujo en Roma , no se sabe exactamente el siglo pero el primer documento que recoge esta curiosa tradición se remonta al Papa León IX (año 1.049) y dice explícitamente que la rosa se ofrece a la cruz, clara alusión al rito que se realizaba en oriente. El Papa en el pala…

Domingo de San Gregorio Palamás.

En el año litúrgico bizantino, el segundo domingo de cuaresma está dedicado a este santo bizantino. Como afirma M. Nin, "La condena de los enemigos de Gregorio Palamás (1296-1359) en el siglo XVI, hizo introducir esta celebración el domingo segundo de Cuaresma y se vivió como un segundo triunfo de la ortodoxia" (Las liturgias orientales, 139). Gran teólogo del hesicasmo, san Gregorio Palamás nos permite adentrarnos en la singularidad del año litúrgico bizantino, donde el tempus ecclesiae es también objeto del memorial, al igual que los mysteria carnis Christi.