Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de noviembre, 2009

Segundo Domingo de Adviento (hispano-mozárabe).

Segundo domingo de Adviento, Año II:

Profecía: Is 28,16s; 29,17-24.
Psallendum: Sal 79,3.2.
Apóstol: 1Cor 4,1-5.
Evangelio: Mt 11,2-15.

En este Año II, la perspectiva de este domingo es más mesiánica todavía que el anterior. La primera lectura y el evangelio comparten esta vez la misma visión sobre la plenitud de los tiempos: Oirán aquel día los sordos palabras de un libro, y desde la tiniebla y desde la oscuridad los ojos de los ciegos las verán, los pobres volverán a alegrarse en Dios, y los hombres más pobres en el Santo de Israel se regocijarán, dice la profecía con sus versículos escogidos. El evangelio: los ciegos ven y los cojos andan, los leprosos quedan sanos y los sordos oyen, los muertos resucitan y a los pobres se anuncia el Evangelio. Los ciegos y los pobres aparecen como los principales destinatarios de la salvación. Quizás a los primeros esté referido el último versículo de la profecía, pues el contenido de la iluminación en los Padres de la Iglesia suele ser la sabidurí…

¿Un atril delante de la sede?

Flash litúrgico publicado en Liturgia y Espiritualidad 40 (2009) 515s.

No es infrecuente observar, dentro de un presbiterio, que, delante de la sede destinada al sacerdote que preside la acción litúrgica, se encuentra un atril. Y, en no pocos casos, no se trata de un mueble discreto, finito, sino que tanto su altura como su anchura son, digamos, generosas, con el consiguiente efecto de ocultar, en todo o en parte, uno de los tres espacios litúrgicos más importantes y elocuentes en el santuario de una iglesia.
La sede -ya lo sabemos- no es simplemente una silla para que el sacerdote se siente a escuchar las lecturas, sino mucho más. Signo de que quien nos preside es nuestro Maestro, el mismo que es la Palabra de Dios y el gran Sacerdote de la nueva alianza, a la vez que la Víctima divina. Todo eso nos lo dice un presbiterio bien dispuesto con su lenguaje: sede, ambón, altar.
Los partidarios del atril que aquí nos ocupa, lo defienden porque de esta forma se ahorran sostener el misal en…

Concordantia Missalis Hispano-Mozarabici.

Presentamos las Concordancias del Misal Hispano-Mozárabe y adjuntamos una parte de la introducción a la misma:
“El sacrosanto Concilio, ateniéndose fielmen­te a la tradición, declara que la Santa Madre Iglesia atribuye igual derecho y honor a todos los ritos legítimamente reconocidos y quiere que en el futuro se conserven y fomenten por todos los medios. Desea, además, que, si fuere necesario, sean íntegramente revisados con prudencia, de acuerdo con la sana tradición, y reciban nuevo vigor, teniendo en cuenta las circunstancias y necesidades de hoy”.[1]Con estas palabras, el Concilio Vaticano II declaraba su estima por los diversos ritos litúrgicos que, celebrando el único misterio de Cristo, actualizan para la asamblea el sacrificium redemptionis nostrae.[2] Por lo que respecta a la liturgia Hispano-Mozárabe, su originalidad debe ser comprendida sobre el trasfondo de las demás liturgias occidentales antiguas, es decir, la Romana, la Ambrosiana y la Galicana.[3] De modo aná…