Ir al contenido principal

Entradas

Mostrando entradas de abril, 2016

Domingo VI de Pascua (hispano-mozárabe)

Año II (2016):

Profecía: Ap 8, 2-5; 20, 11; 12, 1-9; 21, 1s. 11a. 13; 22, 3b. 4a. Psallendum: Sal 28, 11. 4-5a. Apóstol: Hch 9, 32-42. Evangelio: Jn 16, 19-33.
Cristo, después de su resurrección, ha sido exaltado y colocado a la derecha de Dios. ¿Nos ha dejado solos? No, porque su intercesión constante por la Iglesia es signo de su ininterrumpida presencia a nuestro lado. Dentro de la experiencia que los catecúmenos tienen en este tiempo pascual, podemos resaltar la confianza en la oración. En el evangelio de hoy esa confianza brota de los labios de Jesús, que nos asegura que si algo pedimos al Padre en su nombre, Él nos lo dará. Aquí se presenta de forma solemne la mediación cristológica de la oración, revelada en ese momento por Cristo: Hasta ahora no habéis pedido nada en mi nombre. Esta mediación, puesta de manifiesto en todas las liturgias (per Christum Dominum nostrum), testifica la fe de la Iglesia en la exaltación de Jesucristo a la diestra del Padre: del Padre salió y al Padre …

Jornada de estudio: «Pere Tena teólogo y pedagogo de la liturgia»

Barcelona, 4 de mayo
10.00 h Presentación de la Jornada. 10.15 h Ponencia del Dr. Joan Josep Moré, SDB: «Pere Tena, teólogo de la liturgia». 11.00 h Pausa – café. 11.20 h Ponencia del Dr. Gabriel Ramis: «La aportación del obispo Tena a la teología litúrgica». 12.00 h Pausa. 12.10 h Ponencia del Dr. Corrado Maggioni, SMM, subsecretario de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos: «Los años romanos de Pere Tena al servicio de la liturgia». 13.15 h Conclusión.
Organiza: Instituto Superior de Liturgia y Centro de Pastoral Litúrgica
Lugar: Aula Magna del Seminario Conciliar de Barcelona
Para más información: CPL

Domingo V de Pascua (hispano-mozárabe)

Año II (2016):

Profecía: Ap 19, 5-10. Psallendum: Sal 138, 18. 1s. Apóstol: Hch 4, 32-5, 11. Evangelio: Jn 15, 1-15.
Además de la instrucción litúrgica pospascual a los neófitos, también la dimensión moral, el modo de vivir del cristiano, es presentado en toda su amplitud y dificultad. No es fácil ser cristiano de forma plena. Nuevamente, la condición bautismal es la fuente de la vida moral. En la lectura profética se nos recuerda cómo la Iglesia, esposa del Cordero, se ha embellecido, y se le ha concedido vestirse de lino deslumbrante de blancura, -el lino son las buenas acciones de los santos-. En el rito de la imposición de la vestidura blanca al bautizado aparece claramente la dimensión nupcial: Recibe este vestido blanco, vestidura nupcial, que debes llevar con corazón sin mancha, al presentarte al tribunal de nuestro Señor Jesucristo para la vida eterna. Nos encontramos, por tanto, ante un doble simbolismo. Por un lado, la blancura del alba –vestidura bautismal– nos habla de las b…