Ir al contenido principal

Personajes: Beato Alfredo Ildefonso Schuster (1880-1954).

Alfredo Ludovico Schuster nació en Roma el domingo 18 de enero de 1880, entonces fiesta de la Cátedra de San Pedro, en el seno de una familia bávara; y bautizado dos días depués, 20 de enero, en el bautisterio de san Juan de Letrán.. Su padre, Juan, había emigrado a Roma como sastre del ejército papal, creado para la defensa de Roma en plena unificación italiana, y durante veinticinco años presta su servicio al ejército pontificio. Se había casado en segundas nupcias con Ana Maria Tuzner y, aunque atendían un pequeño negocio romano, vivían en extrema pobreza económica. Después de Alfredo nació su hija Julia; y a los pocos años, la deficiente salud del padre le conduce a la muerte el 19 de septiembre de 1889.
La madre busca trabajo en casa del barón Pfiffer d’Altishofen, coronel de la Guardia Suiza, quien muestra interés por el huérfano niño y en 1891 facilita su ingreso como alumno en el monasterio benedictino de san Pablo Extramuros. A sus once años, Alfredo muestra interés y dotes para la formación académica y la vida monástica. Se muestra aplicado en los estudios y muestra desde niño su apreció por el arte antiguo de la Urbe. Los domingos, por ejemplo, solía visitar las catacumbas de la via Apia y recogía inscripciones y epitafios de estos antiguos cementerios cristianos. En la vida espiritual fue formado, entre otros, por los grandes maestros beato Plácido Riccardi y Bonifacio Oslander, que le iniciaron en la oración, la ascesis y la liturgia.
En estos años protagoniza acontecimientos importantes de la Orden benedictina y conoce a muchas personalidades de la vida eclesiástica. Por ejemplo, ofició como acólito en la ceremonia de bendición y colocación de la primera piedra de la nueva abadía de San Anselmo el 18 de abril de 1893, junto al cardenal benedictino José Benito Dusmet, beatificado en 1988.
Con la primera profesión religiosa el 13 de noviembre de 1898 inicia su noviciado recibiendo el nombre de Ildefonso. Estudia filosofía en el Colegio de San Anselmo de Roma, donde conoce a dom Hildebrando de Hemptienne, abad alemán representante de los benedictinos del mundo y gran erudito en el ámbito de la liturgia y del arte sacro. Sus aptitudes litúrgicas le permiten también en estos años presenciar importantes acontecimientos eclesiales como la solemne apertura de la puerta santa de San Pablo Extramuros en el jubileo del año 1900, en la que ejerció como ceremoniero. Serán unos años muy significativos a nivel personal: en 1902 emite su profesión monástica; y un año más tarde, el 28 de mayo de 1903 concluye su tesis doctoral en filosofía; y al año siguiente es ordenado sacerdote en San Juan de Letrán por el Vicario de Roma, cardenal Respighi el 19 de marzo de 1904.
Tras estos acontecimientos pasa unos años en el monasterio de Montecasino donde completa sus estudios literarios y, a sus veintiocho años, es nombrado profesor de historia, maestro de novicios y posteriormente procurador general de la Congregación benedictina casinense.
A partir de este momento podríamos sintetizar su ingente labor en tres áreas: académica, monacal y pontificia. En primer lugar, su valía y excelente formación humanística, filosófica y teológica favorece su temprana dedicación al ámbito académico como profesor e investigador. En 1910 es profesor en la Pontificia Escuela de Música Sacra; en 1917 en el Pontificio Instituto Oriental, -por deseo expreso del Papa Benedicto XV-, del que llega a ser presidente; en la Pontificia Comisión de Arte Sacro; compaginando estas tareas con sus clases en el Pontificio Colegio de san Anselmo, cuya cátedra de Historia y Patrística regenta desde 1914.
Alterna su dedicación académica con estudios de investigación en historia eclesiástica, arqueología cristiana y liturgia. Fruto de este interés y trabajo es la publicación de los nueve volúmenes del Liber sacramentorum en 1919. Es una obra enciclopédica donde sintetiza y expone científicamente la reflexión eclesial sobre la liturgia católica; en continuidad con el movimiento litúrgico europeo. En Italia contribuyó a difundir el amor por la piedad litúrgica de la Iglesia y a impulsar el renacimiento litúrgico tan deseado por los estratos intelectuales y monásticos de la Iglesia.
En segundo lugar, hay que destacar sus responsabilidades tanto en los monasterios en los que vivió como en la orden benedictina. En abril de 1918, siendo aún muy joven, fue elegido abad ordinario de San Pablo Extramuros. Durante su abadiato restauró la abadía de Farfa y la reformó hasta convertirla en un centro de oración y estudio. En 1920, la asamblea de abades benedictinos le nombra miembro del consejo del Primado de la Orden; y los Padres Casineneses le eligen Procurador General de su Congregación ante la Curia Romana.
En tercer lugar, hay que destacar su colaboración y dedicación esmerada al servicio de diversos organismos de la Santa Sede. El Papa Benedicto XV le nombra Consultor de las sagradas Congregaciones de Ritos y Causas de los Santos; y presidente de la Comisión Pontificia de Arte Sacro. Pío XI le incorpora a la Sagrada Congregación de Estudios y Universidades y le incorpora al grupo de cinco personas que, con el Papa, componen el nuevo formulario para la misa y el oficio de la solemnidad del Sagrado Corazón de Jesús. Le envía como Visitador Apostólico Extraordinario a los seminarios de Lombardía y Campaña; así como varios colegios internacionales, entre ellos, el Pontificio Colegio Español de San José de Roma.
Culmina esta etapa el 26 de junio de 1929, cuando el Papa Pío XI le elige pastor de la que había sido su última diócesis y le nombra el 139º arzobispo de Milán; apenas un mes después, en el consistorio del 15 de julio, le crea cardenal presbítero del título de los Santos Silvestre y Martín ai Monti, antiguo monasterio benedictino que fue el título cardenalicio de Pío XI; y el 21 de julio siguiente fue ordenado obispo por el propio Papa en la Capilla Sextina. Es evidente la estima y confianza que Pío XI tenía en él.
Desde este día se entrega a su diócesis como un pastor celoso y entregado siendo admirado por su dedicación pastoral. Durante la segunda guerra mundial permaneció en el Milán ocupado por las tropas alemanas para evitar la destrucción de la ciudad y socorrer el sufrimiento y la miseria provocadas por el conflicto. Convocó cinco sínodos diocesanos, un concilio provincial, dos congresos eucarísticos y marianos; escribió numerosas cartas pastorales a la Diócesis; y trató de estar cercano a todos mediante las casi cinco veces que recorrió toda la vasta diócesis ambrosiana en visita pastoral.
Por encargo de Pío XI, reestructuró los diversos seminarios milaneses construyendo el Seminario de Venegono, inaugurado en 1935; que se convertirá en un centro de renovación teológica y espiritual de seminaristas y sacerdotes, especialmente delclero joven. Fomentó también la formación cristiana de todo el pueblo a través de la prensa católica y centros culturales como el Ambrosianeum, instituto dedicado al estudio de San Ambrosio, y el Didascaleion, instituto de música sagrada.
Debido a su alta competencia en el ámbito eclesial y su aceptación en el ámbito social fue legado papal para varios acontecimientos y congresos de Europa; y elegido primer presidente de la recién creada Conferencia Episcopal Italiana (1952-1954).
Pero, amén de su labor como pastor de la diócesis milanesa, nos interesa destacar, sobre todo, su vinculación con el ámbito de la liturgia. Su esmerada preparación litúrgica, como buen benedictino, contribuyó a enriquecer su ministerio episcopal. Alentó la renovación litúrgica de la Diócesis tanto en la formación teórica, siguiendo los principios del movimiento litúrgico, como en la ejecución práctica. Como antiguo profesor de liturgia exigía el conocimiento de los libros litúrgicos y de la riqueza de las ceremonias en la formación del clero; por tal motivo, organizó la Semana Litúrgica Milanesa. Tenía especial cuidado en la edificación de los nuevos templos que él mismo dedicaba, y en la correcta disposición de los templos, que examinaba en sus visitas pastorales. En sus años de pastor apenas pudo dedicarse al estudio e investigación, sin embargo, escribió una monografía titulada “Las santas estaciones de cuaresma según el orden del misal romano”.
Pero el Beato Schuster destacó, sobre todo, como liturgo; por su modo de vivir y presidir las celebraciones litúrgicas. Al cuidado esmerado de las celebraciones correspondía una honda espiritualidad y dignidad que invitaba a todos a la alabanza divina. Esta honda espiritualidad litúrgica impactó a muchos de sus contemporáneos. Es la espiritualidad del monje llamado a ser pastor; del austero hombre de oración convertido en incansable apóstol; del obispo que comprende su ministerio episcopal como un ministerio de santificación.
A sus 74 años, es obligado por los médicos a tener unos días de reposo y descanso veraniego para fortalecer su debilidad física. Se retiró a su querido seminario de Venegono y allí murió en la madrugada del 30 de agosto de 1954. Fue enterrado en la catedral metropolitana de Milán. El 12 de mayo de 1996, a los cuarenta años de su muerte, fue beatificado por el Papa Juan Pablo II. Su memoria litúrgica se celebra el 30 de agosto. Valga como conclusión y homenaje a este insigne liturgo una de las muchas frases de su dilatado ministerio académico, monacal y episcopal: “Hay una oración especial que es por excelencia la oración de la Iglesia y tiene también un nombre particular: se llama Liturgia”.


Aurelio García Macías

Publicado en Pastoral Litúrgica 297 (2007) 155-159.