Ir al contenido principal

Lunes Santo - Estación en Santa Práxedes, en el Esquilino.

Práxedes y Pudenciana eran, según la tradición, las dos hijas del senador Pudente, también santo. Los dos hijos, por el contrario eran díscolos y anticristianos. Ya hemos visto que un "Titulus Praxidae" está atestiguado ya a finales del siglo IV. En el título de Santa Práxedes, Pascual I dio honrado sepultura a 2300 mártires. También esta iglesia, con san Eusebio y San Martín "ai Monti", surge donde estaba el clivo suburrano. La primera memoria se remonta al año 499 ya que sabemos que en el Concilio del Papa Símaco intervinieron dos sacerdotes de este título. Se cree también que el papa Pascual I fue el titular de Santa Práxedes y que, siendo Papa, la hizo restaurar completamente dotándola de mosaicos, que todavía hoy adornan el ábside y el arco triunfal. Los despojos de la santa titular reposan en la capilla que está bajo el altar mayor; se pueden ver también pinturas con escenas del martirio de los Santos Celso, Julián, Crisanto, Daría, Hilaria, Jasón y Mauro. Y esto hace pensar que aquí, a los albores del siglo IX, el papa Pascual I ordenase il trasporto de los cuespos. San Carlos Borromeo fue titular de esta iglesia y mandó hacer importantísimos trabajos; sucesivamente, a través de los siglos, contribuyeron a su embellecimiento Alessandro de' Medici, que fue después el papa León XI y que hizo pintar con frescos la nave principal; en 1730 el Cardenal Luigi Pico della Mirandola hizo construir el suntuoso altar mayor. La capilla bizantina, donde se conserva una columna que se dice que es la de la flagelación de Nuestro Señor, está toda revestida de mosaico y aquí están íntegros los despojos mortales de los santos Zenón y Valentino, aquí colocados por deseo del papa Pascual I. Todo el esplendor de este templo destaca la Pasión de Cristo ante la Columna Santa donde fue atado el Salvador. Las palabras del profeta adquieren aquí dramaticidad: he entregado mi cuerpo a aquellos que me herían... no he ocultado mi rostro al que me escupía. Con esta luz se cumple la peregrinación cuaresmal de hoy.

*

(Traducción del original italiano: Salvador Aguilera López)