Ir al contenido principal

Domingo de Ramos - Estación en San Juan de Letrán

Comienza el tiempo más importante de la Cuaresma: la “Semana Mayor” o Santa y es justo que comience por la Catedral de la Urbe, San Juan de Letrán, es decir, por la iglesia "caput et mater" de todas las iglesias del mundo. Parece que originariamente el rito estacional y la Bendición de las Palmas estaban separados; más tarde fueron unidos pero todo tenía lugar en la basílica: no se conoce, de hecho, una "iglesia colecta" para este día. El rito de la bendición de las Palmas conllevaba una procesión del clero que permanecía al exterior de la iglesia donde golpeaban la puerta con el asta de la cruz para abrirla, mientras eran interpretados cantos latinos, que el pueblo considerada como un lamento del mismo clero que permanecía fuera. De la combustión de los restos de las palmas benditas son tomadas "las cenizas" para la Cuaresma del año siguiente. El Cardenal Schuster indica cómo la liturgia de este día se remonta al periodo áureo de la legislación litúrgica. La peregrinación de este domingo de ramos tiene múltiples reclamos; de estos hablan los venerables muros de la catedral del mundo repitiendo que solo siguiendo a Cristo, no en el triunfo efímero de la tierra sino en el dolor y en la pasión, si alcanza, sin duda, la Resurrección.

*

(Traducción del original italiano: Salvador Aguilera López)