Ir al contenido principal

Martes I de Cuaresma - Estación en Santa Anastasia, en el Palatino.

Esta meta estacional nos lleva de nuevo a las laderas del Palatino en el antiguo barrio griego. Desde hace muchos años la Pontificia Academia Cultorum Martyrum (ya Collegium) recuperó la Misa de la Aurora en el día de la Natividad del Señor recordando la antiquísima costumbre del Papa, que se hacía presente, en las primerísismas horas del alba, para celebrar la Santa Misa. El Pontifice venía también a ésta para la distribución de las cenizas el primer día de Cuaresma y de aquí partía la procesión hacia Santa Sabina.

"Aghia Anàstasis" la santa Resurrección o Santa Anastasia, mártir de Sirmio, eran estos los probables motivos de la dedicación de este templo, iglesia oficial de los empleados griegos del tardío imperio .

El interior del templo es de una gran claridad, en el techo y en los arcos, en las paredes y en las columnas. Parece un himno a la pureza de Santa Anastasia, que reposa bajo el altar, iluminado por la gloria del Cristo.

En esta iglesa reposan también la mártir Faustina, el Obispo Toribio y el Cardinal Mai.

Todo lo que hay aquí habla de Cristo que, en la vida terrena, invita a todos a seguirlo.

Entre 1600 y 1700 el Papa Urbano VIII en primer lugar, y el Cardenal Nunez de' Cunha después, la estructuraron.

En esta iglesa estaba el depósito que custodiaba las insignias y cruces de varios grupos eclesiásticos, que participaban en las Estaciones.

(Traducción del original italiano: Salvador Aguilera López)