Ir al contenido principal

Domingo II de Cuaresma - Estación en Santa María "in Domenica" (llamada "la navecilla")

Esta Estación fue instituida entre el siglo IX-X, obedeciendo una piadosa costumbre, que no es de las más antiguas, y que quiere que en este Domingo, por un espacio de tiempo, no se celebrase la Estación ya que los fieles estaban cansados de la larga vigilia, del ayuno y de las funciones solemnes celebradas en San Pedro el Sábado precedente para las ordenaciones de los Levitas; éstas terminaban a horas muy tardías, al final de la Pannuchis.

S. Maria in Dominica o "Domenica" fue elegida alrededor de los siglos VI y VII, pero se piensa que antes, porque era la sede del Archidiácono, es decir, del encargado de la administración financiera y caritativa de la diócesis. La tradición, de hecho, nos dice que también San Lorenzo habría desempeñado su ministerio aquí.

La "odierna stazione" como se decía entonces, es la primera diaconía que Pascual I restauró en los albores del siglo IX, dándole la forma actual que todavía hoy se puede admirar, aunque en el siglo XVI fue renovada por León X pero se dejó intacta, igual ocurre con las últimas restauraciones del siglo pasado. En el interior encontramos un mosaico de estilo tipicamente carolingio, situado sobre el ábside y el arco triunfal; éste, que se remonta al siglo IX, magnifica la figura del Maestro rodeado de ángeles y de los Apóstoles, mientras que en la parte baja se encuentra a María, glorificada, con el Papa, que le besa el pie.

En el patrimonio litúrgico de la Iglesian no faltan nunca enseñanzas y enseñantes para toda clase de exigencias para el alma cristiana "floribus eius nec rosae nec lilia desunt". En este templo sobre la colina del Celio, Perin del Vaga ha pintado flores y frutos en los frisos que circundan la nave central y que ayudan a disponer el espíritu por medio de una meditación más serena .

(Traducción del original italiano: Salvador Aguilera López)