En oración con y por el Papa Francisco en su «Peregrinación a Tierra Santa»

En la Audiencia General del miércoles 24 de mayo de 2014, el Papa Francisco pedía oraciones por su viaje a Tierra Santa, y lo hacía con estas palabras: “El próximo sábado iniciaré el viaje a Tierra Santa, la tierra de Jesús. Será un viaje estrictamente religioso. El primer motivo es para encontrar a mi hermano Bartolomé I, en la conmemoración del 50° aniversario del encuentro de Pablo VI con Atenágoras I. Pedro y Andrés se encuentran otra vez y esto es muy hermoso. El segundo motivo es para rezar por la paz en esa tierra que tanto sufre. Os pido que recéis por este viaje”.

Rezamos por el Santo Padre, oramos por su peregrinación a Tierra Santa, a la tierra de Jesús. Pero, ¿cómo lo vamos a hacer? Nos vamos a servir de la eucología del Misal de la Custodia de Tierra Santa. En las «Misas Votivas para los Santuarios de la Custodia de Tierra Santa» encontramos dos formularios para los que peregrinan a los Santos Lugares. El primero es Con ocasión de la partida o de la llegada de una peregrinación y el segundo es Con ocasión de la partida o de la vuelta de una peregrinación. Sirvan estas dos oraciones colectas para rezar con y por Pedro y Andrés que se encontrarán, de nuevo, en la tierra en la que fueron llamados a ser “pescadores de hombres” (cf. Mc 1, 17).

*******

Concede, Dios omnipotente y misericordioso, a todos los que, movidos por el deseo de venerar tus obras admirables y los misterios de nuestra salvación, parten para (regresan de) la tierra prometida a los patriarcas, y donde tu Palabra se hizo carne para revelarnos los secretos de tu vida, obtener la remisión de los pecados y la adhesión sincera a tu amor a través del lenguaje perenne de los monumentos y de tu contínua y paterna protección. Por nuestro Señor Jesucristo.

Dios omnipotente y misericordioso, que con predilección has elegido a tus fieles para venir a adorarte en la tierra donde se realizó nuestra redención, derrama sobre ellos tu misericordia, para que, quienes han soportado las molestias de esta piadosa peregrinación, enriquecidos con la abundancia de tu bendición, anuncien el Evangelio de tu Hijo y lo testimonien
con una digna conducta. Por nuestro Señor Jesucristo.

Salvador Aguilera López