Ir al contenido principal

Consagración de la Ciudad del Vaticano.

El 5 de julio tuvo lugar la bendición de una imagen de san Miguel arcángel en la Ciudad del Vaticano, que contó con la presencia del papa Francisco y de Benedicto XVI. Con ocasión de esta bendición se "consagró" la Ciudad del Vaticano a la protección de san Miguel y de san José. La presencia del papa actual y el emérito, además de la consagración del Vaticano a estos dos patronos es un gesto interesante. Como ya he dicho en alguna oportunidad, el "patrón" de la Iglesia ha sido san Miguel, recientemente sustituido por san José en el s. XIX por la proclamación de Pío IX. Esta consagración del Vaticano muestra el estatuto de patrones que ambos comparten en la historia de la Iglesia. El hecho de que la imagen consagrada sea la de san Miguel nos indica la precedencia de éste, tanto temporal como por el hecho de ser el patrono durante mayor parte de la historia de la Iglesia.