Gothia, o el futuro del rito mozárabe.

En el blog de la web www.mozarabia.es se invitaba en los primeros días de abril a participar en una reunión de hermandad para profundizar en el estudio del rito hispano-mozárabe y en su difusión. Este domingo se ha constituido esa asociación. Las reuniones de este grupo Gothia ya llevan tiempo promoviendo en rito mozárabe entre católicos jóvenes de España, visitando iglesias visigóticas y celebrando según el rito hispano.

Ante la parquedad ceremonial del ordo missae, los mozarabistas no nos terminamos de poner de acuerdo sobre algunos aspectos no contemplados por las rúbricas. Aunque estas cuestiones no parecen tener una rápida y/o cómoda solución, esto no es óbice para que las evidentes bondades de este rito occidental cautiven a aquellos que quieren profundizar en su fe. Las reuniones de Gothia tienen su origen en la celebración semanal del rito hispano-mozárabe en Madrid, en concreto en la iglesia de San Pascual. Salvo algunos intentos locales, diría que es allí donde podríamos hablar del rito hispano como un rito "vivo". Solo he concelebrado una vez en esa iglesia, presidida por D. Manuel González López-Corps. Este conocido liturgista ha trabajado incansablemente durante muchos años por la divulgación del rito y en la actualidad es el encargado diocesano de estas celebraciones.
Aunque no soy muy dado a utilizar el neologismo "ars celebrandi", el rito hispano tiene un especial desenvolvimiento en la iglesia de San Pascual. Esto lo subrayo no solo por el hecho de la atracción que suscita la celebración del rito en esta céntrica iglesia madrileña, sino también por el hecho de que se celebra hacia Oriente. Lejos de "alejar", esta orientación litúrgica nos muestra la importancia de tomarse en serio la celebración litúrgica. Los que hemos tenido la suerte de tener como profesor a Manuel González hemos descubierto la importancia de la orientación litúrgica. En nuestra web está desde hace años su mejor contribución al estudio de la orientación litúrgica. En rito hispano no conoció otra orientación de la asamblea.
Subrayaría otros dos aspectos importantes que han trascendido de la forma en que se celebra en San Pascual a otras partes de España: el influjo oriental y el lugar de la sede. El uso de ornamentos orientales en los ministros, cuestión a la que ya alude en el s. IX Leovigildo de Córdoba, es un uso de esta iglesia madrileña que ha trascendido. Lo señalábamos hace tres años al hablar de la celebración del rito en Asturias, de la mano de D. Gaspar Muñiz. Lo oriental no solo se deja ver en este aspecto, sino también en el modo de incensar. En el rito ambrosiano también encontramos formas propias. Pero si algo se constata en el estudio ceremonial y eucológico es el influjo de Oriente en muchos aspectos.
Otro aspecto también vinculado con Oriente es la ubicación de la sede. Hemos hablado en varias oportunidades en este blog acerca de la ubicación de la sede en el rito romano. El lugar de la sede tiene mucho que ver con la manera con que se comprende la liturgia y el ministerio del celebrante principal. La opción que ha mantenido el prof. Manuel González desde siempre es la ubicación de la sede en la nave. Así la encontramos en las iglesias sirias, cuyo rito influye en varios aspectos en el rito mozárabe. Esto ya lo ponía de manifiesto Louis Bouyer. El presbítero -u obispo- se encuentra en medio de su pueblo, para luego subir al "altar de Dios" -de ahí la fórmula "me acercaré al altar de Dios"- a ofrecer el sacrificio.
Iniciativas como Gothia hacen ver que el rito hispano no es algo necesariamente "complejo" que solo puede ser apreciado por cristianos orientales y algunos pocos occidentales con gran sensibilidad litúrgica. Creo que este tipo de acciones pastorales urgen la publicación de la muy esperada traducción oficial del misal hispano-mozárabe. El mérito del prof. González ha sido "liberar" al rito de su cautividad toledana y trasladarlo a una creciente comunidad "viva" que celebra el rito de forma semanal. Las celebraciones ocasionales tienden a celebrar el rito hispano como si se tratara de un conjunto de textos a ser leídos. En Gothia se podrá contemplar lo que hay más allá de los textos: la espiritualidad litúrgica hispano-mozárabe. Si no, el rito mozárabe no sobrevivirá o quedará como una pieza de museo.
Adolfo Ivorra