Ir al contenido principal

Solemne y Ecuménica Celebración Hispano-Mozárabe de San Ildefonso en la Catedral Primada de Toledo

La Solemnidad de san Ildefonso de Toledo, en este Año 2012, ha estado marcada por la presencia del Arzobispo Ortodoxo Policarpo Stavrópoulos, Metropolita de España y Portugal, del Patriarcado Ecuménico de Constantinopla. El Sr. Arzobispo de Toledo y Primado de España, D. Braulio Rodríguez Plaza, como Superior Responsable del Rito Hispano-Mozárabe, invitó al Metropolita a asistir a la Celebración en este venerable Rito, cuyas raíces litúrgicas orientales son evidentes: el uso del Hagios, el Sancta Sanctis, los Dípticos... y, además, le hizo esta invitación coincidiendo con la "Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos".

Poco antes de la Eucaristía, el Cabildo Metropolitano Primado recibía a los Sres. Arzobispos que, seguidamente, se encaminaban a la Capilla del Sagrario para hacer la Estación al Santísimo S
acramento; una vez dentro de la Sacristía ambos procedieron a revestirse para la Celebración: el Metropolita se revistió con el Mandias (manto rojo) y tomó consigo el Dekanikión (Báculo); el Sr. Arzobispo se revistió con una casulla que forma parte de un terno del Cardenal Cisneros, cuyas dalmáticas portaban los dos diáconos.

El Sr. Arzobispo Primado comenzaba la Homilía diciendo que: esta Iglesia de Toledo, que peregrina con Santa María hacia el encuentro con el Dios vivo y verdadero, celebra hoy al santo Arzobispo Ildefonso, Patrono de la Archidiócesis y, más adelante, añadía: en la Eucaristía, en su celebración, Cristo está en medio de nosotros, la celebremos en Rito Romano, de forma ordinaria o extraordinaria, o en Rito Hispano-Mozárabe. Ese núcleo de la fe es lo importante. Sin Cristo, que realiza “acción de gracias” al Padre, al hacer memoria de la obra de su salvación, renovando su sacrificio y anunciando su resurrección y vida nueva, nuestras ceremonias no son nada y están desprovistas de sentido. Pero nosotros sabemos que celebrar la Eucaristía que nos dejó el Señor es fundamento de nuestra vida. La Liturgia Hispano-Mozárabe es muy expresiva y nos conmueve su espíritu y su profunda espiritualidad. Así nos dirigimos en esta Eucaristía, reconociendo que Jesús vino a salvar a los pecadores y no a perderlos; acudimos, pues, a la omnipotencia divina para que por los méritos de san Ildefonso nos limpie Dios de todo delito; él es abogado nuestro ante Dios.

Continuaba D. Braulio glosando la Oratio ad Pacem de esta Misa: San Ildefonso tiene que ayudarnos ante Jesucristo para que nosotros confiemos en la ayuda de la fe y en las posibilidades que siempre se abren ante nosotros, si nos abrimos al Evangelio y a su fuerza liberadora; también si anunciamos a Cristo y su Evangelio a quienes no lo conocen; e igualmente si profundizamos en la gracia de nuestra iniciación cristiana…no nos alejemos del que da sentido eterno a nuestra vida; por intercesión de san Ildefonso, pedimos al Señor que nos alivie cuando enmendamos nuestras costumbres, y nos reconforte su misericordia cada día.

Terminaba el Sr. Arzobispo Primado citando una preciosa oración compuesta por este Santo Padre de la Iglesia Hispana: este Arzobispo de Toledo fue muy útil a su pueblo, por su doctrina, pero más por sus ejemplos y su amor confiado a la Madre de Dios, Santa María. Con él acudamos a María con toda confianza:

"A ti acudo ahora, Virgen única, Madre de Dios; a tus pies me arrodillo, cooperadora única de la Encarnación de mi Dios (…) Haz que ame la gloria de tu virginidad; revélame la dulzura de tu Hijo; dame la gracia de hablar con toda sinceridad de la fe de tu Hijo, y de saber defenderla (…) que conozca a Jesú
s, por el mismo Espíritu que a ti te hizo conocer y concebir a Jesús; que hable yo de Jesús, por el mismo Espíritu por el cual tú te declaraste sierva del Señor; que ame a Jesús, por el mismo Espíritu por medio del cual tú le adoras como tu Señor y le amas como Hijo tuyo; que obedezca, finalmente, a Jesús con la misma sinceridad con que Él, siendo Dios, te obedeció a ti y a José"...

Y, finalmente, el Prelado nos animaba a disponernos al "Año de la Fe" convocado por el Santo Padre Benedicto XVI: ¿No os parece una buena oración para disponernos al Año de la Fe que el Santo Padre ha convocado? Dios nos conceda su gracia, hermanos.

Tras la Celebración de la Eucaristía se inició la procesión hasta la Capilla de la Descensión, lugar donde, según la Tradición, Ntra. Sra. impuso la casulla a San Ildefonso en premio a la defensa de su Perpetua Virginidad.

Llegados al lugar se cantó la Salve y posteriormente el Metropolita entonó este Sticheron en honor de la Santísima Virgen María: Άξιον εστίν ως αληθώς μακαρίζειν σε την Θεοτόκον, την αειμακάριστον και παναμώμητον και μητέρα του Θεού ημών. Την τιμιωτέραν των Χερουβείμ και ενδοξοτέραν ασυγκρίτως των Σεραφείμ την αδιαφθόρως Θεόν Λόγον τεκούσαν, την όντως Θεοτόκον, Σε μεγαλύνομεν.

(Verdaderamente es justo bendecirte, oh Madre de Dios, la siempre bendita y purísima, Madre de nuestro Dios. Más honorable que los querubines. Incomparablemente más gloriosa que los serafines. Sin corrupción Tú diste a luz a la Palabra de Dios. Verdadera Madre de Dios, nosotros te glorificamos).

D. Braulio ofreció al Arzobispo Ortodoxo la reliquia del Santo Arzobispo Toledano para que la venerara y, tras besarla él, los Sacerdotes y las Autoridades, la procesión prosiguió hasta la Sacristía.