"La Bendición del Óleo de los Enfermos en el contexto de la Misa Crismal"

El pasado día 17 de Octubre el Sacerdote D. Francisco Javier Sánchez Martínez llevaba a cabo la Defensa de la Tesina titulada "La Bendición del Óleo de los enfermos en el contexto de la Misa Crismal, según aparece en el Misal Romano de Pablo VI (2ª Ed. Típica)".




Introducción




Habría que decir que la Missa Chrismatis es un acontecimiento del todo singular, un rito anual y único, propio del Rito Romano, que acontece antes del Triduo Pascual: la mañana del Jueves Santo o algún día previo de esa semana.




Su liturgia es antigua y venerable, reúne al Obispo con su presbiterio y sus diáconos y con todo el pueblo santo, convirtiéndose la celebración en una verdadera Epifanía de la Iglesia local; y por eso se congregan todos los que guardan relación directa con estos Óleos: a.- Óleo de los Catecúmenos: los que colaboran en las catequesis y en la misión evangelizadora; b.- Óleo de los Enfermos: enfermos, ancianos, religiosos que asisten a los enfermos, profesionales y agentes de pastoral sanitaria; c.- Santo Crisma: los niños, jóvenes y adultos, junto a sus catequistas, que serán ungidos en el Bautismo y en la Confirmación, también los Seminaristas y Diáconos que serán ungidos ese mismo año al recibir el Sacramento del Orden, y también los miembros de las nuevas parroquias que serán dedicadas solemnemente; también se invita a los Presbíteros que harán uso de estos Óleos y que renovarán las promesas hechas en su Ordenación Sacerdotal.




Esquema de la Tesina




La estructura de la Tesina es muy clara, comienza hablando de la materia que se usa para los óleos: el aceite; continúa con la historia de la Misa Crismal y su desarrollo; terminando con el análisis y la teología de la oración empleada para la Bendición del Óleo de los Enfermos: "Emitte Domine".




Capítulo 1: El aceite

El aceite es un elemento de la Creación, elaborado por el trabajo del hombre; es algo propio de la cuenca mediterránea, algo que está cargado de simbolismo para el judaísmo y, también, para la Iglesia.

La misma Iglesia fue diferenciando el uso de los óleos en función de a quién era destinado: a.- Óleo de exorcismo para los catecúmenos, b.- Óleo de los enfermos para la Santa Unción y c.- Santo Crisma para sellar con el Espíritu. Cada uno de ellos recibía una bendición particular que cantaba su función y destino, rogando por sus efectos sacramentales en aquellos que los van a recibir; el Santo Crisma, en razón de su dignidad, destaca con plegarias de consagración más extensas, elaboradas y solemnes.

En el ámbito franco-romano se aunaba la bendición de los Óleos y la consagración del Crisma en una sola celebración: Misa Crismal en la Feria V de la Semana Santa.

Capítulo 2: Historia de la Misa Crismal y su desarrollo

En este Capítulo segundo, que es el más extenso de la Tesina, nos muestra la Historia de la Misa Crismal y su desarrollo: a.- Sacramentarios; b.- Ordines; c.- Pontificales Medievales; d.- Pontifical de Trento; e.- Ordo Hebdomadae Sanctae de 1955; f.- Ordo de Bendición de los Óleos de 1970 y g.- Segunda Edición Típica del Misal Romano (1975).

Capítulo 3: Análisis de la oración "Emitte, Domine"

En el Capítulo tercero es analizada esta venerable oración tomada de los antiguos Sacramentarios y enriquecida en el Ordo de 1970 con una invocación y un memorial.

En el análisis se ha tenido en cuenta su: lenguaje, citas bíblicas y eucología, que condensa y recapitula los grandes temas: consolación y consuelo, mediación de Cristo, Espíritu Santo Paráclito (Defensor); óleo como ungüento bendecido por Dios, protección y defensa de alma y cuerpo expulsando todos los dolores, todas las enfermedades y toda enfermedad.

Curiosa es la conclusión a la que llega el Licenciado Sánchez Martínez: el Rito Romano, desde hace muchos siglos (en sus Sacramentarios, Ordines, Pontificales) y hasta la actualidad, ha bendecido siempre el Óleo de los enfermos con la plegaria "Emitte, Domine".

Otra curiosísima conclusión es: el momento que la Tradición reservaba a la Bendición de este Óleo: terminado el Canon, antes de pronunciar "Per quem haec omnia", se procedía a la bendición. Este sitio era el habitual para la bendición de ciertas ofrendas alimenticias (leche y miel, uvas, trigo, cordero, frutos nuevos,...) y el Óleo, en su condición de alimento, ya que según el Gelasiano Vetus se tomaba. Se ubicaba la bendición en este ámbito descendente: por Cristo por medio del cual "bendices todas estas cosas" que provoca una alabanza ascendente "Per ipsum, et cum ipso et in ipso"; también remite al Sacrificio de la Cruz, que se prolonga en el enfermo que va a ser ungido participando así del misterio redentor del Señor.
Capítulo 4: Teología de la oración "Emitte, Domine"
En este último Capítulo D. Javier analiza con detalle la teología que muestra esta pieza eucológica, pues toda oración es expresión de la fe eclesial (lex orandi - lex credendi).

Podemos advertir en la oración "Emitte, Domine" cuatro partes:

1.- Invocación: en la que se llama a Dios Padre de todo consuelo, orientado así la mirada de la Iglesia hacia quien consuela suave e íntimamente.

2.- Memorial: de las acciones de Dios: ha querido Dios, compasivo y misericordioso, sanar las dolencias de los enfermos por medio de su Hijo enviado.

3.- Epíclesis: invocación al Espíritu, al que se califica como Paráclito-Defensor, para que bendiga el óleo, trazando sobre él la señal de la Cruz.

4.- Petición: donde se explicitan los efectos que se ruegan al Señor para quienes sean ungidos por éste; efectos que incluyen tanto su cuerpo como su alma, experimentando alivio y protección en sus enfermedades y dolores.





***



Desde nuestro Blog felicitamos a D. Javier por la obtención del Título de "Licenciado en Teología con especialización en Liturgia" por la Facultad de Teología de la Universidad Eclesiástica "San Dámaso" de Madrid que, sin duda, es un don para la Iglesia, ya sea para su Diócesis de Córdoba, como para la Iglesia Universal.

Terminamos haciendo mención al Blog del Lic. D. Javier cuyo nombre es: "Corazón Eucarístico de Jesús. El Sagrario" que pretende ser formación y catequesis de adultos, mistagogia de la liturgia, pensamiento teológico, vida espiritual y aliento para la santidad; y lo pretende con fidelidad a la Iglesia, al sentir eclesial y a la Tradición (para ir directamente al Blog hagan click en la imagen superior).

(Fotografía: de izquierda a derecha: Excmo. y Rvdmo. Sr. D. Demetrio Fernández, Obispo de Córdoba; el Censor, Dr. D. Manuel González; el Presidente del Tribunal, Dr. D. Manuel Aroztegui; el Director de la Tesina, Lic. D. Jesús Enrique García y el Lic. D. Javier Sánchez)