Bendición Abacial en el Monasterio de Tulebras.

El pasado día 25 de Abril, Lunes de la Octava de Pascua, en el Monasterio de "Santa María de la Caridad" de Tulebras (Navarra) recibía la Bendición Abacial de manos del Arzobispo de Pamplona-Tudela, D. Francisco Pérez González, la Madre María Pilar Germán Rojas, Alumna del Bienio de Teología Litúrgica de la Facultad de Teología "San Dámaso" de Madrid en los cursos 2008-2009 y 2009-2010.

La Madre María Pilar nació en 1966, entró en este Monasterio Cisterciense de la Estrecha Observancia (Trapense) en 1994 y profesó solemnemente en el año 2000; hasta su elección como Abadesa del Monasterio, el 25 de Enero de este año, era Maestra de Novicias.

El servicio que conlleva el ser Abadesa fue expresado bellamente en las moniciones que tuvieron lugar antes de la entrega de los instrumentos, cuatro imágenes-cuatro símbolos:

MADRE de la comunidad: Es el mayor vínculo natural que puede haber entre dos personas. Un vínculo a la vez personal, con cada hermana en particular, y comunitario. Las alimentará en lo espiritual y en lo material. Este vínculo se ve reforzado en la vida monástica por el voto de estabilidad. El ANILLO es símbolo de este vínculo.

PASTORA de la comunidad. El BÁCULO es símbolo de la solicitud a poner en práctica para adaptarse a cada hermana, animándolas, con su ejemplo y paciencia, a recorrer el camino de su vocación, orando por cada una de ellas, y manifestando la bondad de Cristo.

MAESTRA siendo discípula en la escuela de Cristo, haciéndose así accesible a todas. Se alimentará de la palabra de Dios y de la sabiduría monástica. La REGLA de san Benito es símbolo de esta escuela del servicio divino.

MÉDICO porque ella va siendo sanada por el amor de Cristo. La CRUZ es símbolo de la solicitud, la sabiduría y la habilidad que tendrá que utilizar para con las hermanas en dificultad.

A la ceremonia asistieron Monjes y Monjas de diversos monasterios, entre los Abades estaban los de: Santa María de Huerta, Cóbreces, La Oliva, San Pedro de Cardeña, Leyre... Además, eran numerosísimos los asistentes a tal efeméride y, como no podía ser de otra manera, asistimos en gran número sus compañeros del Bienio con nuestro coordinador a la cabeza, Don Manuel González López-Corps.

Desde nuestro Blog felicitamos a la LXXXV Abadesa del Monasterio de Tulebras y le deseamos que "María no se aparte nunca de su boca ni de su corazón" (cf. San Bernardo).




(Fotografías: 1.-Entrega del Báculo: de Miguel Ángel Nieto; 2.-Tras la Ceremonia: de Salvador Aguilera)