Ir al contenido principal

Las horas menores del Breviarium Gothicum.


En la página web hemos puesto las ferias de ayuno que predecen la fiesta de Epifanía. En ellas encontramos una novedad: la presencia de las horas intermedias. La presencia de estas horas nos permiten hablar de la diferencia entre el oficio diocesano o catedralicio y el oficio monástico. Decía J. Pinell: "El oficio catedral comprende sólo dos horas canónicas: vísperas y oficio vigiliar-matutino. Únicamente en las ferias penitenciales -Cuaresma y días de Letanías o Ayunos solemnes- incluye también tercia, sexta y nona. Cuando en las ferias penitenciales se celebraba la Eucaristía, la liturgia de la Palabra sustituía la hora de nona. Entonces precedía a la primera lectura de la misa el título ad nonam pro missa. En cambio, el ordo monacal hispánico, además de los oficios vespertino y matutino, comprende otras cinco horas canónicas -ad completam, ad nocturnos, ad tertiam, ad sextam, ad nonam- y once horas peculiares, que los monjes recitaban en su propia celda antes o después de las horas canónicas" (J. Pinell, Liturgia hispánica, Barcelona, 1998, 226). La introducción de E. Vadillo a la edición anastática de 2004 del Breviario va en la misma dirección: "En los días penitenciales que corresponden al comienzo del año encontramos, junto con los oficios vespertino y matutino las horas menores de tercia, sexta y nona que no habían aparecido antes, pues son características de estos días de penitencia" (pág. j).